Lo que se escucha.

Dicen que la luna últimamente brilla más de lo habitual. Dicen que el viento canta ahora toda la noche, que las estrellas danzan alrededor de la inmensidad. En realidad nadie dice eso, solo yo y todo se lo debo a ella, ella que sutilmente me enseño lo valioso que podemos llegar a ser, lo importante que somos al estar rodeado de un cielo que nos une a todos por igual.

Pensando en ella se van las horas con facilidad el tiempo avanza como loco desenfrenado porque la felicidad invade mi habitación, mi lugar de reposo donde pienso en la inmensidad de tu sublime mirada. Lo tangible se vuelve deseoso en sus manos, la paz que ella me da cuando me sostiene entre sus brazos, da felicidad, ella es felicidad. Y pensar que ella siempre estuvo allí, a mi lado a solo minutos. Me dio mucho gusto toparme con ella, conocerla, saber de ella y saber que en ella también yo soy importante.

Sé que la mayoría no sabrá de lo que hablo solo el par de ojos correcto entenderá lo que he sentido al escribir esto. Por eso he dejado esta carta en su buzón junto a un pedacito de mi corazón  para ella, bueno en realidad es un pedazo grande del tamaño de nuestro infinito, un pedazo que sin ella no funciona bien, que sin ella muere. Así es ella, si la conocieran se dieran cuenta lo hermosa que es, no hablo de lo físico aunque físicamente ella es hermosa como aquella flor que resalta entre un millón de otras flores, esa flor que enseguida captura tu mirada, te atrapa, esa flor que te hace querer amarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s