Unos de los escritos que irán en “Invierno” un libro que contiene muchos sueños.

El último día de primavera

 

Aquella tarde de aquel día donde la primavera expiraba sus últimos suplidos de sutileza. Estuve junto a ella todo aquel día, note sus tantos gestos, su sonrisa variable en diferentes tipos de perfecciones.

 

Llevaba mi tarde planeando discretamente el acercamiento hacia su piel, buscando aquel roce fugaz y lo logre, yo me acerque ella se acercó, la gente desapareció de aquel lugar, la sala se volvió inmensa, aunque me encontraba a escasos centímetros de ella, tanto que lograba escuchar aquellas melodías vivas que cantaban nuestros corazones, en aquel lugar donde la primavera moría en los brazos del hermoso invierno que nos arropaba.

 

La bese, me beso, despacio, despacio, como si el tiempo hubiera quedado extinto de aquella sala, donde la besaba y me besaba. Sus labios fueron pétalos de hielo en mis labios cálidos de día, mi corazón aun sonríe al pensar que por un día ella fue mía. Pero, todo siguió igual, los mismos saludos, el mismo trato. Nada cambio entre ambos seguía aquel amor que nacía y moría al mismo tiempo. Fuimos el ejemplo perfecto entre aquel último día de primavera y el primer día de nuestro largo invierno.

 

 

Anuncios

One Reply to “Unos de los escritos que irán en “Invierno” un libro que contiene muchos sueños.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s