Recordar

Hoy es el día perfecto para retomar la escritura, pues a mi mente llegan muchos recuerdos, recuerdos de infancia, recuerdos de amistades, esas que nunca se olvidan, recuerdos familiares, sin duda alguna los mejores y por ultimo recuerdo de amores, ya saben esos que por más que lo intentas nunca logras olvidarlos, pequeños gestos… miradas ocultas ( de esas que aunque se intenten esconder te dicen demasiados) momentos que quedan como fotografías en nuestra mentes, haciéndonos recordar lo grande y hermoso que puede llegar a ser la vida, lo bello de compartir, de crear buenos momentos, de apoyarnos en los momentos malos y celebrar en las buenas vivencias que nos envuelven. Recordar esos amores que parecían que serían infinitos y se volvieron tan fugaz que ni oportunidades dieron para pedir aquel deseo que emanaba fuego desde nuestra alma. Vale la pena recordarlos como experiencias adquiridas y porque fueron capaces de alegrar nuestros días.

Pues sí, vale la pena recordar aunque parezca que la vida muchas veces es injusta cuando se trata de amor; sin embargo sigo cada día llenando mi mente y corazón de buenos momentos, momentos que esperas que nunca terminen pero tiene que suceder, y es gratificante llegar a este punto del día donde vienen a ti todos esos bellos recuerdos como cuando… Eras tan feliz que hasta te golpeabas pensando que eran sueños lo que estabas viviendo, pero no, ahora te das cuenta que ser feliz es posible. Que la felicidad se puede encontrar, se puede obtener, aunque se daba luchar por ella, es algo posible. Recordamos todas aquellas personas que han logrado a levantar las personas que somos hoy en día, los que ayudaron a formarnos a volvernos fuertes. Recordar no solo es vivir, es ese segundo aire que algunas veces es tan necesario, tan vital para poder continuar. Y como dijo un buen amigo mío, recordar es fácil para el que tiene memoria, olvidar es difícil para el que tiene corazón. Muy sabias palabras las de mi amigo, me di cuenta que tengo corazón (jaja) porque no logro olvidar todos esos buenos momentos.

 

Termino diciendo que recordar no te encadena, siempre y cuando lo que recuerdes no te lastime demás. De lo malo se aprende y todo lo que aprendemos difícilmente lo llegamos a olvidar… Y lo que no olvidamos es porque lo recordamos. En fin me gusta recordar.

 

Gracias a Yugeisi Matos por aceptar escribir un rato conmigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s