Antigua guitarra

 

  • Aquella mañana del octavo mes del año de los corazones disparejos. Me disponía a tocar aquella antigua guitarra que era de mi abuelo; luego fue de mi padre y ahora había llegado mí turno de tenerla. Es increíble pero a veces al tocarla siento como si los años no hubiesen pasado, como si mis manos fueran las manos de mi abuelo, o las manos de mi padre. El sonido sigue siendo el mismo, tiene ese toque de antigüedad que atrapa, que te llena de tranquilidad.
  • Note que me resultaba más cómodo el escribir usando la madera trasera de la guitarra como base, en ella reposaba la inspiración, haciéndome hábil con las letras, facilitándome las conexiones entre ellas. Todo fluía mejor con esa guitarra cerca, escondía un misterio, y sus cuerdas oxidadas contenían un sinfín de emociones, de sentimientos vivos.

 

  • Termino diciendo que amo el enigma que poseen las cosas antiguas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s