Pluma

 

Quizás si yo contara con dos clones, todo sería mejor. Uno pudiera escribir, otro editaría las fotos que el tercero tomaría. Aunque aun faltaría uno para que toque la guitarra.

Amo el arte en todas sus dimensiones…

¿Me pueden recomendar algunos libros ? Por favor.

 

portada-4

Anuncios

Domingo Ausente

 

 

 

Porque no todos los domingos son iguales…. Hay algunos que se vuelven ausentes.

 

Mi mañana se sobrepasó. Mis ojos vieron muy poco el brillo del sol, mi cabeza divagaba por un mundo extraño, mientras que mi cuerpo seguía atado a la cama. No podía abrir los ojos o quizás sí, pero no quería hacerlo, todo porque ese domingo me parecía absurdo despertar, porque no iba a poder verla a ella, como lo hacía en cada domingo que pasaba.

Se había marchado de viaje y en sus maletas llevaba todos mis sentimientos, emociones y deseo de levantarme.

Sabía que este domingo sería un domingo ausente y yo me convertiría en un chico invisible. Dormiría hasta que me abandonara el sueño, pero eso sería imposible, debido a que sus besos eran la cafeína que me mantenían despierto. Sus caricias no me dormían, era el tipo de caricias que te despiertan. Me gustaba estar despierto solo para verla y así poder perderme en su sonrisa que ahora no tenía conmigo.

La extraño…

 

Me despido diciendo que el dormir me mantiene sereno. De esa forma puedo dejar de pensar en que ella no está conmigo. Aunque en mi mente su nombre resuene con tanta fuerza, que veo su cara en mi almohada y me habla, me dice que pronto volverá y que me besara tanto que mis labios jamás podrán  borrar el sabor de sus besos de nuevo…. Y me gusta eso.

Lejos o Cerca

El día se ha vuelto temeroso.

 

Amanecí con miedo de perderte. En mi habitación se respira una corriente de aíre con tu aroma, en cada pared los recuerdos de tus besos se hacen tangibles. Te extraño, aunque te vea a diario igual te extraño.

Me acostumbre a tenerte conmigo….

Pensar que ahora no estas o bueno estas pero no presente, te has vuelto ausentar de mi vida. Como la estrella fugaz así eres, llegas y haces posibles los sueños pero te extingues rápido, tan rápido que apenas me acostumbraba a roce de tus frías manos.

El cielo crece y se vuelve inalcanzable.

Iré a buscarte. Seré valiente, romperé todo los esquemas posibles para recuperarte. Me arriesgare a ser herido una vez más por ti, pero es un riesgo que debo tomar, porque te quiero conmigo aunque eso me destruya de igual forma que lo hace el no estar contigo. Prefiero destruirme besando tus suaves labios. Que ver como mi habitación se vuelve grande sin ti.

Me despido diciendo que me disculpen por lo contradictorio que suelo ser. Si estuvieran en mi lugar estoy seguro de que harían lo mismo.

Una historia #1

El día comienza sin fuerzas…  Su noche estuvo subversivo.

 

Hablemos un poco sobre Carlos y la inofensiva María. Como dos almas devastadas por un verdadero desamor, agarrarían fuerza para creer en lo que se convertiría en… “El verdadero amor”.

Todo comenzó cuando Carlos decidió salir de su escondite sentimental, aquel donde llevaba cierto tiempo. Él se había enamorado de aquella chica bonita de su cuadra. Habían tenido un pequeño romance, pequeño en cuanto al tiempo que duraron, pero inmenso en cuanto amor que se tenían. Pero sí, a Carlos le llevo un poco más de tiempo aceptar el hecho de que su relación había llegado a su final, pensaba a diario en que volverían, pero nada estaba más lejos que eso, aquella bella chica comenzó a salir con Héctor, un amigo de Carlos. Lo que añadió aún más amargura a los días de este joven.

Le incomodaba verlos juntos, verlos sonreír. Aunque por fuera lucia calmado, por dentro yacía una abrumante tristeza… Aunque aquella chica intento en varias oportunidades quedar como amigos, a Carlos eso no le parecía bien y aunque fingió aceptar su amistad, sabía que nunca podría verla como amiga.

Okey, ya les he contado sobre la melancólica historia de Carlos. Pero ahora hablemos un poco de María, Era una joven hermosa, serena y tanto solitaria. Profundicemos un poco, ella no siempre fue así o bueno no tanto como lo era ahora. Todo se debe a que fue víctima de una traición de amor, el chico que ella creía perfecto, resulto un miserable traidor. Él le engaño con la que por año ella llamaba su “mejor amiga”.

El tiempo siguió con su ritmo normal… Las heridas no nunca terminan de sanar.

Ahora vamos al punto vital de esta historia, todo comenzó en aquella cafetería que ambos frecuentaba.

Una mañana de septiembre, llovía y era extraño porque aun el sol no se ocultaba, más bien el sol ese día relucía tanto que obligo a Carlos a llevar gafas oscuras. Mientras que a maría la lluvia pasajera la obligo a desviar su trayecto hacia la cafetería. Ella amaba el café y acostumbraba a pasar todas las mañanas por uno, pero ese día ella iba a salir con su padre y quedaron en verse en la estación que quedaba a pocas cuadras de la cafetería. Buscando refugio de la extraña lluvia, María llevo a la cafetería, algo mojada seguidamente pidió un capuchino y fue a llenar la última mesa para dos que quedaba libre, tomo la prensa y la ojeaba mientras el viento golpeaba aquellas flores que decoraban aquel lugar.

Por otra parte a Carlos le llevo un poco más de tiempo llegar a la cafetería, cuando por fin lo logro se dirigió inmediato a pedir su popular “café fuerte negro”, así le solía llamar él. Cuando termino de pagar y tenía su café en mano, alzo la mirada dándole un vistazo al lugar, vio que estaba lleno y entre tantos rostros conocidos, resalto la de una hermosa joven pelo castaño que ojeaba la prensa. Carlos conocía a esa bella chica, no eran amigos, pero si había hablado un par de veces en alguna de esas fiestas que organizaban en la cuadra.

De seguro todos piensan que Carlos iría enseguida a sentarse al lado de María, tomarían cafés juntos y nacería el amor verdadero… Bueno, sí. Pero no fue tan fácil. Cuando conoces el desamor te das cuenta que ahora caminas con mucho más cuidado, para no volver a caer a ese abismo.

Carlos dudo por un rato en si debía sentarse con ella o sencillamente debería tomarse el café de pie. De alguna manera algo extraño paso mientras que Carlos se decidía en que era lo que iba a hacer sus pies comenzaron a actuaban de forma independiente y lo acercaba cada vez más a la mesa donde estaba María, que ahora hablaba por celular (de seguro le explicaba a su padre que iba a llegar un poco tarde a su cita). Cuando Carlos cayó en cuenta estaba frente a ella y ella lo miraba fijamente, Su mirada era cálida aunque cuando lo hacía fijamente podía ser caluroso.

Hola Carlos, ¿Qué haces allí parado? –Pregunto María sin dejar de mirarle.

Mmm, Hola María. Este, quería preguntarle si ya habías terminado de leer la prensa, para ver si podrías prestármela. Hoy está lleno el lugar y todas las prensas estaban siendo usadas. –Carlos no sabía lo que acaba de decir, él en realidad no quería leer la prensa, tampoco quería hablar con ella.

Sí, está bien. Toma  -María le entrego la prensa de inmediato. (Casi no había dejado de hablar Carlos).

 

Gracias María. –Tomando la prensa y dándole una pequeña mueca de cortesía se dirigió a salir de su presencia….

Hey, si gustas puedes sentarte. He visto que el sitio está repleto y dudo que alguien salga con esta lluvia, puedes sentarte aquí. Así disfrutas más de ese café. –Fue la oferta que le hizo María.

Gracias. –Enseguida reposaban los dos en la misma mesa (En realidad había tres en esa mesa para dos, Carlos, María y aquel Silencio.)

 

Algunas veces los amores verdaderos pueden estar cara a cara sin decirse ni una sola palabra.

 

Pasaron varios minutos y esa mesa seguía hundida en silencio. Hasta que Carlos fue valiente y quiso acabar con dicho incomodo momento.

¿Así que prefieres el Capuchino?, es bueno. Pero mi Café super fuerte es mejor. Toda la cafeína concentrada, tan fuerte que parece invencible. –Alzo la mirada y noto que María lo miraba fijamente de nuevo, Carlos aguanto esa mirada varios segundos pero luego  fue forzado a desviar su mirada.

Café super fuerte jajaja eso ni está en el menú. –Fue ese momento donde volvió a nacer esas sonrisas sinceras que yacían muertas.

Bueno, cuando eres usuario Premium puedes optar por colocarle nombre a tu tipo de café favorito. Este es mi sitio favorito de toda la cuadra, lo único que me hace salir de casa. –Carlos saco su celular para revisar la hora.

Sí, lo sé. También soy cliente antiguo. Pero desafortunadamente mi café lo deje de tomar porque era de esos cafés que se debían tomar en pareja. –Respondió María, desviando la mirada hacia las ventanas empapadas en lluvia. Aun llovía con la misma intensidad y el brillo del sol se alejaba abandonando aquel lugar.

Vaya, que lastima. ¿Cuál era el nombre de tu Café? –Pregunto Carlos.

“Para toda la Vida”. Así se llamaba, porque de la misma forma en que uno no quiero se termine su café, deseando que dure para toda la vida. De esa misma forma deseaba que ese momento con esa persona fuera eterno, para toda la Vida. –María mostro su gran tristeza, aunque se refugió en su celular para disimularla.

……………………………………………………………………………………….

Lo siento, he oído tu historia. Como habías sido víctima de una traición. De verdad lo siento mucho. Nadie se merece eso, en realidad nadie merece sufrir por amor. –Carlos intento animarla un poco, aunque parecía más que esas palabras se las decía así mismo.

Sí, míranos aquí. Dos almas devastadas por creer en el amor. También he escuchado tu historia Carlos, también lo siento y pienso que ese Héctor es tan falso como ella. –María volvió a levantar su mirada y esta vez se encontró con la mirada de Carlos que estaba sobre ella.

Bueno… Podemos tomarnos dos “para toda la vida” y pasar el resto de este día hablando de lo tonto que hemos sido. –Carlos intento animar un poco aquel momento.

O podemos tomarnos dos “Café super Fuertes” y salir adelante juntos. –De nuevo las sonrisas llegaron al lugar.

En la mente de Carlos la palabra “Juntos” resonó por varios segundos. Comenzó a imaginar y a crear historias de fantasías que luego se convertiría en el ascensor a la verdadera felicidad.

Así nace esta historia de amor. De un gran desamor.

Me despido diciendo que un café puede hacer la diferencia. El desamor no siempre es el fin de las historias de amor, algunas veces se vuelve el comienzo de algo más grande.

 

Ciegos

Sera que nos gusta hacernos los ciegos, o es que realmente hay cosas que no se perciben con tanta facilidad.

Si pudiéramos ayudarnos entre nosotros. Si tan solo tuviéramos la valentía de comentar lo que nuestros ojos perciben y que quizás esa persona no ve, o no quiere aceptar que eso ocurre. De seguro habría menos corazones destruidos por el duro invierno del desamor.

Pero ¿Podemos hacerle casos a esas opiniones?

No, nos gusta crear cuentos ficticios que nos traen felicidad, una felicidad no verdadera… Bueno una media felicidad. Una felicidad incompleta, que comienza como un globo que se eleva y elevan mientras va camino hacia el infinito, pero con el paso del tiempo comienza a  quedarse sin aire y justamente allí es donde comienza el descenso hacia el vacío absoluto. Es allí donde comenzamos a ver las cosas como son y nos damos cuenta como toda esa felicidad que nos inventamos se nos escapa de las manos tornándose amarga. Pero, son las consecuencias que debemos pagar por el hecho de enamorarnos.

Así de sencillo… Es ir a la guerra teniendo en cuenta que  quizás no vuelvas, y si lo logras  de seguro habrá algo que falta en ti. En resumen NO volverás de esa guerra siendo el mismo.

En esa caída que nos lleva del infinito  hacia el vacío absoluto somos transformados. Nos cambian, se activan todas las alarmas de defensa, desconfiamos, dejamos de creer en las caricias sinceras, los amores a primera vista se vuelven imposible de hallar.

¿El amor es ciego?… El amor es perceptible para los que han aprendido a mirar un poco más. Quizás en ese vacío absoluto la visión se vuelve nuestro mejor amigo. El mirar a fondo se vuelve nuestra clara garantía. No nos juzguen… Solo que nadie vuelve a ser el mismo tras haber creído en un infinito ficticio y chocado con un vacío absoluto completamente real.

Me despido diciendo que el amor sigue siendo lo más hermoso, aquello que todo lo puede. Daña y sana… Trae placidez y desconsuelo. Trae besos cálidos y besos que te vuelven frío.  Trae una lluvia apacible y tormentas indetenibles. Algunas veces viene con vida y en otras ocasiona la muerte. Sencillamente el amor lo tiene todo… Claro, menos esa facilidad de tener dos buenos ojos que sean confiables.

Me gusta más vivir un invierno para dos. Que estar en un otoño solitario.

Esa sonrisa

 Hoy quiero contarles acerca de esa sonrisa.

Su sonrisa, más que ser hermosa, es una inmensa muestra del mejor arte visual. Ese arte que en su sencillez te transmite más que cualquier otro arte de renombre. Increíble, basta con observarla unos instantes para divagar  en el tiempo. Ese es el tipo de arte del cual soy el más grande admirador.

Su sonrisa cuenta con ese despertador capaz de levantar sentimientos dormidos. Aunque amo el brillo de la luna y todo lo que su belleza causa en mí, debo reconocer que ante esa sonrisa, la luna no tiene oportunidad alguna de resaltar…. En serio, quizás si tuvieran la grandiosa dicha de verla sonreír como yo lo hago, entenderían el por qué ese se ha vuelto el tipo de arte del cual soy el más grande admirador.

Puede que piensen que estas declaraciones suenen tontas… No me importa, mis halagos se quedan pequeños antes tan inmensa reacción que trae el verle sonreír. Por eso me he vuelvo el más grande admirador de ese tipo de arte… Su Arte.

 

Me despido exponiendo mi teoría de que no hay instante más dichoso, grandioso, hermoso, infinito. Que ese instante done ves sonreír a una bella mujer.

Sumergidos en su presencia

 Cuando te das cuenta que no debes seguir escondiéndote más.

Hoy llego a la plena conclusión de que no hay  mejor lugar, no hay lugar donde pueda estar más seguro que el estar cerca de su presencia, pero no solo estar allí,  Sino sumergirme por completo en la magnificencia de su presencia. Con un abrazo lo curas todo, con una sonrisa lo iluminas todo.

Estar en su presencia es más que tocar al cielo, es sentirse en él. Estar en su presencia es sentirse seguro y la persona más afortunada de este universo. Perfecto fue la decisión de aceptar que no puedo esconderme de tu amor, porque se me fuera al monte más alto allí llegarías y si nadara hasta el final del océano igual allí me encontrarías, mostrándome tus brazos abiertos que quieren cuidarme. Creador de mi vida y dueño de ella, poeta que enamora con sus palabras y su voz que lo cubre todo. Pintor que creaste el más hermoso lienzo de todos. León que ruge para defender a los suyos, sencillamente no hay nadie como TÚ.

Dios de toda la creación. Eres dueño del infinito que reposa confiado en tus manos.

 

Me despido eufórico, confiado, Amado. Sumergirse en su presencia es otro nivel.

Luna

Noche tras noche busco tu rastro en la inmensidad.

Testigo mío. Tú que nos observas, abrigas nuestras sombras. Guardas silencio y en ese silencio te ves hermosa. Hermosa todas tus formas, cuando te ves imponente, cuando te vuelves tímida, cuando pareces que nos abandonas pero sin embargo sigues allí siendo hermosa.

Me encanta como te vuelves el centro de la hermosura de las noches.

Siempre suelo nombrarte, escribo acobijado en tu perfección. Admiro esa forma que tienes de enamorarme noche tras noche, siendo tú. No quiero que me faltes nunca, ya que tú eres la armonía, la estabilidad, la que hace que las estrellas se mantengan calmadas, haces que la poesía reviva con cada brillo que nos das al respirar. Puedo escribir siempre para ti.

 

Me despido diciendo que esta noche la luna vino a visitarme y está posando sobre mi ventana y… Es Hermosa.

Una Mañana

Una mañana del invierno que ha durado más tiempo.

Esa llorosa mañana. Donde quedas esclavo de cuatro paredes, debido a que afuera las gotas caen de manera indetenible.

Recordaba esas primeras miradas, esos acercamientos. La forma como discretamente me fui sumergiendo en tu mundo. Mundo perfecto, con mucha precisión en él. Pensaba mucho antes de dar un paso, antes de hacer una jugada… No quería cometer un error que me costara perderte. Aunque no fueras mía, no quería tampoco renunciar a la idea de que algún día lo fueras. Por eso fui precavido, trabaje en fomentar las bases sólidas de lo que era aquella amistad.

Pensaba que de a poco iría haciendo de “lo nuestro” algo único, bonito…. Real.

Y entonces el invierno llego un poco antes para mí…

Fui valiente (Idiota) decidí lanzarme  a todas hacia ti, sin planes, sin previas estrategias, solo con el ritmo de mi corazón que me empujaba, que me mandaba hacia el frente… Fue entonces cuando descubrí todo, cuando la realidad… Realidad que se mantuvo oculta antes mis ojos, salía a la luz. Mostrándose como realmente es, sin guardase nada, lastimando.

Es que era lógico  que algo así pasara, todo fue mi culpa, ella nunca se mostró diferente a como es, simplemente yo mal interprete todo. Esos brazos donde podía sentir la armonía entre los latidos de nuestros corazones, Esas miradas que en las fiestas se buscaban y se buscaban hasta encontrarse, que seguidamente provocaban unas expresiones genuinas incomparables. Todo ese deleite no podía haber existidos entre dos personas que solo se veían como amigos. Seguiré sosteniendo mi teoría. Ella me Ama.

Me despido… Amandola a ella como siempre la amare. Aunque aquella vez, mi vida se sumergió en un invierno interminable.

 

Vuelo

 

He visto esa manera con la que destruyes los sueños de otros.

No todo es maravilloso, no todo siempre queda como un buen cuadro digno de ser exhibido. En esta vida tu vuelo será muchas veces tentado a desistir y van a querer hacerte caminar de nuevo en la tierra, como lo hacen ellos. Aunque al igual que tú, ellos poseen sus propias alas, solo que las han dejado de usar. Cesó en ellos el deseo de querer cruzar volando el inmenso cielo. Lo hicieron, aceptaron lo corriente, lo básico… Lo normal.

Por eso quieren derrumbarte a ti.

Envidian la manera de como luchas por mantener tu vuelo en lo más alto. Pero, no debes compadecerlos, tampoco juzgarlos. Solo enfócate en eso que tienes delante de ti, en eso que tanto tiempo le dedicas, eso que te hace detonar de la emoción. Eso con lo que sueñas noche a noche, y que por el día lo vives. Ignora esas palabras crueles que se disfrazan de consejos, experiencias vividas, mentiras bien formuladas.

Si es de fracasar…. Fracasa intentándolo. Que tu fracaso no sea por no haberlo intentado.

 

De esa manera serás feliz, equivocándote, enderezando tu vuelo a cada instante que sea necesario hacerlo, pero sin dejar de volar. Basta de esas herencias de fracasos que nos quieren hacer tomar, basta de hacer siempre lo mismo para encajar, para sentirte parte de algo. Ya tú eres parte de algo… Algo que dé a poco ves infinito, algo que le añade un toque de genialidad a la vida.

Me despido diciendo que me gusta escribir y… Escribo.