Corazón recluso

 

Una condena por amar…

 

Sentimientos entristecidos debajo de aquel árbol desnudo. Por qué el amar nos vuelve tan egoísta… Pensar solo en cultivar ese amor sin importar las consecuencias, las personas que dejamos a un lado. Los corazones se tornan presos del amor, aunque dicho amor también nos hace libre.

Es extraño, casi no entiendo.

 

Ser libres dentro de un mundo ficticio que nos atrapa. Como colocar un pájaro dentro de una enorme jaula y pensar que puede ser feliz debido al gran espacio que posee, sin saber que crecerá y pronto ese enorme lugar le volverá tan pequeño que este pobre pájaro no podrá elevar nunca más su hermoso vuelo.

 

Me despido diciendo que el amor es extraño, aun no me acostumbro. Trae felicidad y desconcierto, trae pasión y soledad. Es una mezcla equilibrada entre hielo y fuego.

Quizás esa es la esencia del amor… Hacernos creer que somos libres, cuando realmente estamos cautivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s