¡Drama!

Jamás estaremos juntos.

 Seamos maniáticos y  dramáticos. Nuestro amor es un trágico lucero que pierde su brillo a lo lejos. Vayamos hacia el norte donde nos reencontremos con ese pintoresco clima que una vez consiguió llevarnos a la cima. Cima que de a poco se volvía nada.

Tener la felicidad entre tus manos y que en un descuido se te escape.

Recuerdas aquella vieja canción que un día los dos inventamos, recuerdas como esa flor crecía entre tus manos. Fueron esos momentos alegres tan breve en un periodo de sufrimientos tan largo. Maniático me conociste y aún más maniático me dejas, como si mi demencia se haya mezclado con la tuya que era mucha y diera lugar a una demencia aún más grande.

Volvamos a vernos como lo hacíamos antes. Hablo de cuando aún ni conocía tu nombre.

Me despido diciendo que esta noche ha sido diferente a las otras noches, como si fuera una luna nueva y un cielo distinto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s