Contagiado

 Hay lluvia de nuevo en el arcén.

 

Contagiado por la soledad que me brindaste. Aquella que me diste aquel día cuando te cansaste de ser mi compañía. Contagiado de la ausencia de ese sentimiento que era vital para mantenerme aun con esas ganas inmensas de soñar.

Se ha extinguido esa última rosa distinta de aquel jardín donde reinaba lo común.

Contagiado de la pena del amor vecino, que sin ser conocido fue destruido y solo por el hecho de estar cerca de él también fui víctima de ese impacto. Ahora miro a mi lado y no encuentro a nadie, como si todos hubieran desaparecidos o fue mi mirada quien los dejo de buscar.

 

Contagiado

De tu amor

También de tu olvido

 

Contagiado de aquella amistad soñada de varios años que perdí mientras miraba al cielo hacerse añicos por una confusión. Antes éramos dos y eso era normal, ahora extrañamente somos tres, tú, yo y ese olvido colgado a la puerta de tu habitación. Nunca quise que te fueras, pero mi frialdad congelo la distancia que tu trazaste, ahora para volver a estar juntos hay que esperar que el hielo se derrita y costara mucho… pues el invierno es mi única estación, acepte salir a la primavera porque se lo mucho que amas los días cálidos.

 

Me contagie

 

Me contagie de esas noches solitarias, donde solo leía a esos escritores solitarios que con cada letra se  acercaban a cada uno de los sentimientos que reposan en mí. La pena fluye por estas letras que escribo mientras me contagio de la literatura libre, esa que uso como medio para drenar mi furia que antes estaba dormida pera que ahora.. ha despertado.

 

 Me despido diciendo que también me contagie de un bonito amor imprudente que ha traído a mi vida unos escasos rayos de sol y de a poco me está descongelando y extrañamente comienzo a sentirme bien.

Anuncios

Lagrimas moradas

 Tras el cristal las lágrimas se tornan moradas.

 

Yo siempre pensaba que tendría para siempre ese apoyo que me brindabas, cuando las lluvias aun eran de cristal y en las calles las nubes acobijaban al cielo. Solo algunas veces lo que tanto uno desea tener se queda con uno para siempre, la mayoría de veces se termina perdiendo.

Una mañana note que la lluvia tenía un color distinto, único, era el color que la definía a ella, en ese momento comprendí que ella se había marchado y que me había regalado esta lluvia para que la recordara, sabia que se emprendió en unos de esos viajes donde son pocos los que regresan y si regresan lo hacen siendo otras personas.

Grandes amigos que se esconden cuando comienza la lluvia y tú sigues por esas calles donde las nubes han dejado de abrazar al cielo y tu corazón comienza a descomponerse, lanzando recuerdos cristalinos manchados por esta lluvia morada.

Es tan especial esta nueva lluvia que me hace recordar cuando te parabas a mi lado y juntos mirábamos al cielo, queriendo fotografiarlo para llevarlo siempre con nosotros. Lo que tú aun no comprendes es que yo no fotografiaba al cielo, yo te tomaba esas fotos a ti, para llevarte siempre conmigo.

 

Me despido diciendo que para avanzar a veces se debe despojar de todo aquello que te hace detener, por eso aunque me gustaba ver contigo el cielo sabía que era hacia esa cima que debía llegar. 

 

Noche buena

 Una noche difícil de igualar.

 

Una noche única, distinta, con un viento diferente, con estrellas que estrenar brillos en el cielo y una luna que señorea con cánticos navideños.

 

Un recuerdo, un momento, un sentimiento y una noche buena.

 

Es la misma noche vivida de distintas formas, esta aquel que se pasa toda la noche buena compartiendo con sus personas queridas, dando todo de sí para que aquellos a los cuales aman disfruten de esa noche tanto como puedan. Esta el que se va de viaje en busca de un momento diferente, romper con lo que ya es costumbre, pero muchas veces son esos viajes los que les hacen recordar lo valioso que ha dejado en casa. Pero lejos de todos estos hay personas que se encuentran solas, por el destino, por sus propias decisiones, algunos casos no tienen un por que definido. Son este tipo de noche que cambian, que unen continente, como el caso de aquel joven que cruzo medio continente para pasar esta noche junto al amor de su vida, mientras que aquel padre de familia le toco trabajar y tuvo que ausentarse esta noche de su hogar, de aquellos que más ama en el mundo. De eso se trata esta noche de causar algo asombroso en los corazones, aunque muchos corazones al final de la velada estarán llorando sobre su cama, pensando en ese amor que han dejado ir, pensando en aquellos que comenzaron a su lado pero que ahora no se encuentran.

Noche buena

Tráemela

De vuelta

 

 

Fue una noche que se hizo para sonreír y sentarse debajo del muérdago a la espera de ese milagro navideño que lo cambie todo. Sería imposible pedirles a todas las personas que hicieran eso, que se sentaran a esperar su milagro, debido a que hay aquellas personas que solo quieren que la noche termine de una vez, pues la herida que llevan se hace más dolorosa y profunda con cada segundo que pasa.

Noche buena productora de diversas emociones para todos los gustos.Son estas noches donde el viento se encarga de repartir millones de emociones a todos los corazones.

Siento una emoción.

Me despido diciendo que no me puedo quejar de la manera en que vivo mi noche buena, entre escritos, emociones y esa nostalgia navideña que me invade.

Agradezco a Wisleydis Gonzales por aceptar escribir junto a mí en su noche buena. ¡Gracias!

 

Un forzado Adiós

 No es que quiera irme, pero debo hacerlo.

 

Intentare rimar para que leas con esa felicidad, ya que este adiós se ha vuelto diferente en mi mente sigues siempre presente. Nunca logre mi meta mayor esa que era la de robarme por completo tu amor y me marcho como el soldado que lucho pero que no venció. Intentare usar palabras no hirientes para que al leerlo vuelvas a sonreír con esa sonrisa lunar que mis noches vigilaba mientras que sobre mi almohada mi mente se inundaba de tu infinita presencia.

 

Un adiós

Duele cuando

Uno quiere todo menos irse

 

Intentare tener coraje para dejarte de verdad, aunque mi corazón deba trabajar ahora el doble  de lo normal pues escuchar tus latidos al pobre como le ayudaba. Intentare no mirarte directo a los ojos, porque aún no puedo controlar lo que tu mirada causa en mi ser, todo ese alboroto queda prohibido por mi bienestar y este es un adiós que ya no se puede aplazar.

 

Me despido diciendo que el problema con este adiós es que llega cuando más me adaptaba a ti. Pero quizás sea necesario o puede que mañana vuelva a escribir y la palabra lema sea “bienvenida” pero por esta noche digo adiós.

Una taza de café

 Buen día hoy me levante necesitando un toque rebelde de cafeína.

 Una taza de café para sellar esos pensamientos que han inundado mi mente con tus recuerdos. La cafeína puede ser esa pequeña noción de realidad, necesaria para comprender tu partida, tu olvido.

 

 La cafeína

Que tienen tus ojos

Me mantienen vivo

 

Espero que al tomarme esta taza de café no comience a recordarte, sé que el tomar café juntos era nuestra mayor conexión, eso hacía que mi cuerpo tuviera una sobre carga de cafeína, siento tus ojos la dosis más fuerte, la que más vivo me hacía sentir, aunque al mismo tiempo me volvía endeble ante ti.

 

Una taza de café

Que estabilice mi mente

Fragmentada por tu recuerdo

 

Me despido diciendo que no sé cuál fue la finalidad de tomarme esta taza de café; si el olvidarte o el recordarte con mayor lucidez… cualquiera de las dos opciones me hacen la misma cantidad de daño, claro que el olvidarte es un daño que puede que al final cese.

Suave

 Hoy desperté con sentimientos suavizados.

 Vi tu imagen  sobre el techo que cubre mi cama, curiosamente me sonreías de manera espontánea (ese tipo de sonrisa que lo mejora todo) Quise quedarme toda la mañana viéndote sonreír e incluso pensaba en quedarme viéndote todo el día, hasta podía hacer eso por el resto de la vida. Esta vez los sentimientos se dejan ver, se muestras en su versión más dócil.

 

Una mañana

De aquel Diciembre

Te quise tener conmigo como siempre

 Puedo raptarte toda una noche con la única intensión de verte sonreír, sin besarte, sin necesidad de volvernos tangibles, solo mirándote sonreír, eso me es suficiente para ser feliz. Todo esto se sentirá mejor y fuera más real si me acercara a tu oído de manera sumisa, pero con esta alma osada que me caracteriza y te recitara cada pedacito de letra, sin olvidar cada pausa y aprovechando cada una de esas pausas para recordarte lo importante que te has vuelto para mí.

 

¡Mi versión más vulnerable! Eso solo lo logras tú.

 

Me despido diciendo que estos sentimientos se volvieron incontrolables, por eso pido disculpa si mi forma dócil de expresarme les incomoda. Soy un novato en esto de sentirse enamorado. Lo siento.

 

Igualmente solo espero que sea ella quien lo lea y sonrisa… de esa forma mi misión se habrá cumplido.

Una espera inalcanzable

¿Será que es bueno que te siga esperando?

 

Parado en la estación del tren, que ahora está vacía, todos se han ido y yo sigo aquí esperando. Mientras esperaba note como de los trenes bajaban corazones soñadores que llegaban con ganas de triunfar en este lugar, de conseguirse con ese amor soñado. Otros tomaban esos trenes cansando de la vida que llevaban, con ganas de cambiar de aire, de gente, de sueños, de amores.

Unos que llegan y otros que se marchan.

 

Todavía en mi mente anda esa pregunta que llevo ya suficiente tiempo haciéndomela, ¿debo esperarte?  Sera que debo quedarme aquí a la espera de algo que es tan incierto, porque he visto el partir de trenes que quizás pude haberlos tomados, pero no lo hice, en vez de eso me quede aquí de pie a la orilla de la vía del tren.

 

Te esperare

Hasta que decidas

Volver

 

Solo espero que cuando llegues (si es que decides hacerlo) llegues en tu versión original, esa versión no adulterada de ti. Esa versión que me conquisto con sencillez, que me hizo tan feliz, esa versión que aún me tiene aquí a tu espera. Ja, es confuso debido a que no recuerdo bien tus últimas palabras, solo memorice algunas y no me ayudan mucho que digamos, porque fueron: “Si me ama espérame”  y como soy consciente de lo mucho que te amo… aquí me tiene esperándote.

 

Perpetua espera

Descuartizadora

De corazones

 

Me despido diciendo que con cada paso que doy hacia la entrada del tren doy tres hacia la banca para sentarme y seguir esperándola a ella.

 

 

 

 

 

Invisible

Siempre estuve en ese mismo lugar que solías tanto visitar.

Te miraba a lo lejos e intentaba tantas veces acercarme, pero tu mirada nunca dio conmigo, nunca estuve en el foco de tus grandes ojos color. Disimule de muchas maneras, recuerdo que una de ellas fue la vez que tome mi cámara y según iba a tomarle fotos a las aves que alimentaba esa vieja señora que estaba sentada a tu lado, fui poco a poco como quien analiza cada paso que da. Recuerdo que la señora me sonrió y me dijo que luego tenía que enseñarle las fotos, yo feliz de hacerlo debido a que ella estaba a pocos metros de mi meta que en ese momento eras tú.

 Comenzó a llover, todos se fueron, la señora, las aves y por supuesto también tú.

Intentando refugiarme de la llovía corrí hacia esas tienda que quedaban cerca de donde estábamos, pero curiosamente habían dos uno donde vendían comida y otro donde se dedicaban a la venta de accesorios. Como cosa rara, tú quedaste en una tienda y yo al otro lado naufragando por la lluvia en la otra tienda. Mi mirada aun podía seguir tu hermosa figura, aunque ahora el día se había vuelto nublado, te seguía viendo igual. Por otro lado tu mirada aún seguía sin conocerme, condenado destino… ya habías escrito acerca de esto que me iba a pasar, pero no me avisaste, nadie me advirtió. Yo solo Salí a encontrar al amor como me recomendaban en esas historia de esos libros que tanto leía y yo lo encontré, el amor estaba allí hermosamente visible.

Un amor a primera vista o tal vez un desamor…

 Me despido diciendo que la lluvia ha cesado, ¿será que sigo los pasos que me ha trazado mi mirada? 

 

 

 

Buen viaje

Aun no has comenzado el viaje y ya te extraño.

 

¿Me puedes llevar en tus maletas? Intentare adaptarme al lugar que me dejes en ellas, pero no me dejes. Prefiero viajar todo ese tiempo incomodo, que verte viajar sola y comenzar a extrañarte todo este tiempo de tu ausencia, estando parado junto al buzón la mayoría del tiempo esperando que el cartero traiga la carta que sé que me vas a escribir diciéndome que también me extrañas, lo sé porque sin que te dieras cuenta coloque en tus maletas tres cartas; la primera era un poema de amor a distancia. La segunda un gigante “Te Exxtraño” que abarcaba toda la hoja y por ultimo este escrito que lees.

 

 

Estos días

No serán días

Sin tu brillo matutino

 

 

Me despido diciendo ¡buen viaje! Espero que disfrutes mucho y que me pienses un poquito, de esa manera puede que coincidamos en esos pensamientos.

La última gota de aquel viejo diciembre

 Comenzamos a extrañar esos pequeños detalles que al tenerlo no fuimos capaces de valorarlos, no los aprendimos a vivir.

 

Sentado a la mesa donde ahora escasea hasta las sonrisas que se escuchaban en todo momento, comienzo a caer en cuesta lo diferente que nos hemos vueltos. Ya no hay niños corriendo en las calles, ni gente adulta reunidas a fuera de sus casas. Solo están las calles vacías, muertas, el temor se apodero de todos.

 

Han cambiado

A mi gente hermosa

Por favor devolverla

 

 

Sentado a la mesa donde antes habías caricias y besos sin necesidad de estar bajo el muérdago debido a que nosotros éramos creábamos nuestro propio muérdago con cada beso, con cada roce… Por mi ventana noto que las calles siguen sola, nadie quiere salir a saludar a su vecino, a contarle su vida a la señora chismosa de la esquina. No han cambiado de a poco y recién es que comenzamos a darnos cuenta. Ya los niños han dejado de corres tras sus sueños.

 

Mis calles

El inmenso cielo

¿A dónde se fueron?

 

 

Me despido diciendo que he colocado mi carta con mis más grandes sueños, la he dejado bajo ese arbolito que ya ha dejado de alumbrar.

 

¿Pueden regresarnos nuestros viejos diciembre?