Una taza de café

 Buen día hoy me levante necesitando un toque rebelde de cafeína.

 Una taza de café para sellar esos pensamientos que han inundado mi mente con tus recuerdos. La cafeína puede ser esa pequeña noción de realidad, necesaria para comprender tu partida, tu olvido.

 

 La cafeína

Que tienen tus ojos

Me mantienen vivo

 

Espero que al tomarme esta taza de café no comience a recordarte, sé que el tomar café juntos era nuestra mayor conexión, eso hacía que mi cuerpo tuviera una sobre carga de cafeína, siento tus ojos la dosis más fuerte, la que más vivo me hacía sentir, aunque al mismo tiempo me volvía endeble ante ti.

 

Una taza de café

Que estabilice mi mente

Fragmentada por tu recuerdo

 

Me despido diciendo que no sé cuál fue la finalidad de tomarme esta taza de café; si el olvidarte o el recordarte con mayor lucidez… cualquiera de las dos opciones me hacen la misma cantidad de daño, claro que el olvidarte es un daño que puede que al final cese.

Anuncios

4 Replies to “Una taza de café”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s