Un forzado Adiós

 No es que quiera irme, pero debo hacerlo.

 

Intentare rimar para que leas con esa felicidad, ya que este adiós se ha vuelto diferente en mi mente sigues siempre presente. Nunca logre mi meta mayor esa que era la de robarme por completo tu amor y me marcho como el soldado que lucho pero que no venció. Intentare usar palabras no hirientes para que al leerlo vuelvas a sonreír con esa sonrisa lunar que mis noches vigilaba mientras que sobre mi almohada mi mente se inundaba de tu infinita presencia.

 

Un adiós

Duele cuando

Uno quiere todo menos irse

 

Intentare tener coraje para dejarte de verdad, aunque mi corazón deba trabajar ahora el doble  de lo normal pues escuchar tus latidos al pobre como le ayudaba. Intentare no mirarte directo a los ojos, porque aún no puedo controlar lo que tu mirada causa en mi ser, todo ese alboroto queda prohibido por mi bienestar y este es un adiós que ya no se puede aplazar.

 

Me despido diciendo que el problema con este adiós es que llega cuando más me adaptaba a ti. Pero quizás sea necesario o puede que mañana vuelva a escribir y la palabra lema sea “bienvenida” pero por esta noche digo adiós.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s