Un pequeño huracán

 Fuimos cómplices desde el primer momento.

 

Nos entendemos a la perfección. Ella es un huracán en mi mundo sereno, un grito rebelde en mi callado auditorio. Un pisca de perversión en mis venas honestas. Ella llego a mi vida para acoplarse como ese momento agradable que me alegra cada mañana, o bueno las mañanas que ella amanece a mi lado. Es una dama única, como ella ninguna créanme.

 

La menor que siempre se vuelve mi mayor inspiración.

 

Somos cómplices y estamos juntos en esto, ella lo sabe tanto como yo lo sé. Tenemos un récord y es el de querernos a pesar de la distancia, duramos tiempos sin vernos y eso a ninguno de los dos nos gusta, por eso cuando tenemos oportunidad de vernos volvemos de ese momento uno memorable que perdure por mucho tiempo. Ella me hace feliz con sus tantas manías y es el complemento que mi vida tranquila necesitaba.

 

Espero que este escrito la haga sentir grandiosa, porque realmente ella lo es.

 

La quiero y mucho, así como ese hermano protector que la quiere solo para él. Sin embargo estoy abierto al dialogo con sus futuros pretendientes, solo les pido que la respeten como ella se merece y que la quieran mucho más de lo que la quiero yo. Así que esfuércense, pues yo la quiero hasta ese lugar donde se puede ver el final del infinito.

 

Gracias por cada cosa, cada detalle, cada momento único mi hermosa hermana menor.

 

Una princesa

Guerrera

Como ninguna

 

Mis últimos versos se irán hacia el nuevo pequeño, aquel regalo que nos has regalado. Un pequeño jovencito galán a quien deseo amar y cuidar como ningún otro, con el que jugare béisbol o fútbol siempre y cuando a él le guste el Magallanes tanto como a mí y que este claro que en el fútbol el Barcelona siempre será lo mejor de lo mejor, cuando este claro en eso jugaremos hasta que se quede dormido, capaz prefiera los Leones del Caracas y le guste el Real Madrid, tranquilo igual jugaremos juntos. Bendigo su vida que apenas despega y espero que llegue tan alto como lo ha hecho su madre, sin miedo al fracaso, sin miedo a nada. Confiando en tus seres cercanos que siempre estaremos para ayudarte en lo que te haga falta para hacer de tus futuros sueños una absoluta realidad. Espero que mis abrazos rompan la distancia y me acerquen más a ti. Te amo pequeño futuro cómplice, llegaste para ser la lluvia calmada que necesitaba el huracán de tu mamá y aquí entre tú y yo quiero que sepas que me siento feliz de que ella te tenga a ti. Nunca olvides que los zapatos marrones nos dan un punto extra con las chicas.

 

Me despido diciendo que son estos escritos los que me hacen valorar más a esas personas que están a mi lado, que a pesar de mis tantos errores siguen a mi lado queriéndome como desde el primer momento.

¡Gracias!

 Tu aire huracanado siempre sera bienvenido en mis serenas costas. Te Amo

 

 

Anuncios

One Reply to “Un pequeño huracán”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s