Un último café por favor

 

 Un último encuentro donde dos mundos tan desiguales se hicieron extremadamente compatibles.

 

La mañana comenzaba con aroma a despedida, pero ese tipo de despedida que trae en sus manos alegría. Cosas nuevas se dejan ver a la distancia.

 

Uno nunca se siente preparado para ver la ida de tu mejor amistad. Ese hermano que guerreaba siempre a tu lado, pero que ahora le toca otras guerras lejos de ti. 

 

Un viaje juntos, una distancia que de apoco se hacía inalcanzable. Reímos como siempre, bromeamos como de costumbres, las ocurrencias salían espontáneamente como siempre, conocimos a un portugués que vendía Jugo Di’ naranja. Luego de dar tantas vueltas y de esquivar a tantas personas, paramos donde siempre, esa cafetería un tanto extraña, con una música bastante mala. Tuvimos que tomar un café diferente al que siempre acostumbrábamos y era insólito ya que ese era el último café  que quizás compartiríamos juntos en esa cafetería. Tres cucharadas de azúcar como siempre, aunque siguió igual de amargo.

 

Ultima mesa de dialogo, ideas, proyectos y ese nudo que te amarra las palabras.

 

Comencé a recordar la primera vez que nos conocimos y como nuestra amistad paso a ser de unos simples amigos a un hermandad inquebrantable. Supe cosas de ti y jamás te juzgue, siempre tuviste mi apoyo en cada proyecto, en cada meta trazada y cumplida. De igual manera tú siempre fuiste leal conmigo, tus consejos fueron clave para enderezar mi rumbo. Me ayudaste en todo lo que pudiste y hoy te lo agradezco, siempre fuimos un par de genios que amaban trabajar desde las sombras. Estuvimos juntos en cada batalla y en cada prueba, hasta cuando nos tocaba investigar a nuestras propias amistades, quizás solo nos faltó estar un más en las celebraciones y triunfos, pero no era necesario para saber que ambos estábamos felices por el otro.

 

Hoy fue una gran mañana, aunque el viento sopla aire de despedida, estoy tranquilo, nuestra amistad nacional ahora será volverá internacional. Cp’ siempre contara con el Lb’ aquí, allá, hasta en la mismísima luna nuestro lazo de amistad no lo detiene nada ni nadie.

Me siento feliz por ti mi hermano. Mi mejor amigo en toda la vida. Mi Jacinto querido.

Mucho éxito, mucha dedicación como siempre y espero que logres terminar de encontrar ese camino que tanto has deseado hallar, ese camino donde puedas ser libre completamente, sin atadura alguna, sin reclamos, sin fingir nada más. Donde puedas expresar con rebeldía ese amor verdadero que sientes, donde seas simplemente tú.

 

¡Parce te quiero! Sé que está de más decirlo, pero creo que hoy es necesario hacerlo. Quise editar una foto de ambos pero extrañamente no tenemos fotos jaja, creo que así ha sido nuestra amistad siempre, extraña, desde las sombras hemos sido más felices. Haciendo de esos escasos momentos monumentos digno de ser recordados por la eternidad.

 

Me despido expresando GRATITUD.

Gracias por tanto mi hermano. Excelente viaje y que tu vuelvo nunca aterrice

(Literalmente hablando, porque sí, tu vuelo obvio que debe aterrizar, pero espero que lo haga  en ese lugar que tanto desees encontrar)

 Puede que falte a la despedida, si lo hago no me odies por favor. 

 

 

 

 

Anuncios

One Reply to “Un último café por favor”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s