La princesa Diana  

 

No es esa Diana que piensas, es mi amiga Diana, que también es una princesa.
Ella es la mezcla equilibrada de frío e invierno juntos. Difícil de descifrar como toda mujer, por eso cuando la veo sonreír, me cuesta trabajo creer que tan bonita sonrisa salga de ese mundo tan congelado y a su vez me magnetiza puesto que su sonrisa es hermosamente cálida, te hace entrar en confianza con facilidad.

 

Ella calla tantas cosas que intentar conocerla en su totalidad es imposible. 

 

Me gustaría tanto hacerle ver que el amor no es malo y sentirlo es una gran dicha, pese a que nos volvemos vulnerable, unos despistados y algunas veces descuidamos muchas cosas. Pero el sentir ese amor abrazador es una experiencia irremplazable. Por eso sería bonito que ella se animara a creer de nuevo en el amor y estoy seguro que ese amor la sorprenderá tanto que hará de su invierno, la primavera más hermosa que ella pueda imaginar, donde sus sentimientos renazcan con el brillo en los ojos de esa persona especial y que su mirada ella encontrara esos te amo que van directo al corazón, llenándola de nervios, de dicha y de esas mariposas de las que todos hablan, esas que al sentirlas te hace que tu razón se nuble y los sentimientos tomen el mando, haciendo de ese momento el más deseado y perfecto.

 

Me despido diciendo que en ella se observa lo bonito del invierno, porque es como una rosa congelada, que solo necesita los brazos correctos para volver a creer, volver a vivir.

Anuncios

One Reply to “La princesa Diana  ”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s