Cuestionario

 

Ella es única: Sí, su manera sencilla de ver y de vivir la vida. No se preocupa por cosas sin sentido, los prejuicios siempre arruinan el día a día pero a ella no le sucede eso, ella no se preocupa por su físico, pero aun así es completamente hermosa.

Ella es natural: No finge, no intenta ser otra, no se vuelve artificial, porque precisamente esa forma natural de ser es lo que más me atrae de ella.

Ella y su sonrisa: Su sonrisa es sublime, pero causa cosas tan potentes en uno, que la erupción de un volcán queda cortó para explicar lo que su sonrisa causa en mí.

Ella y ese volcán de pasión: Enigmática forma de atraerte, ella puede ser un día sereno, como también una noche de tormenta. En ambas versiones se le puede amar. A ella se le puede amar en cualquier versión.

Ella y esos labios: Gruesos, llenos de carne, visiblemente atrapante, sus labios hacen visible la gloria, quizás… besarlo sea lo mejor que te puede llegar a  pasar en esta vida.

Ella como el amor de mi vida: Potencialmente capacitada, se puede convertir en un bonito amor para ver si comienzo a ver la vida así de bonita como es ella.

Me despido diciendo que en una escala del 1 al 10 ella tiene un nueve, solo le falta ese 1 donde también ella me termine de aceptar a mi.

Adiós vecina

El capítulo final de nuestra historia no es para nada feliz.

 

No me tienes que explicar nada, aunque en el fondo algo se agita y causa dolor, Supongo que es la consecuencia de la poca armonía que había  entre la mente y el corazón.

No es necesario disfrazarle con excusas a lo que es el resultado de una serie de consecuencias, donde el quererte y haberte abierto las puertas donde el lobo dormía, fueron los principales errores de que ahora debamos irnos por distintos caminos.

No espero que digas algo al respeto, encuentro más verdades en tu silencio, que en esas palabras que ahora te ves obliga a decirlas. Que seriamos eternos, que viviríamos para siempre compartiendo cada instante de nuestras vidas, jamás había creído tantas palabras como creí esas, me había hecho la bonita idea de crearlas todas.

No todo es malo, las mejores cosas son las que pasan, así  dijo una vez un viejo sabio que pasaba por una calle y se encontró con una mujer hermosa que más tarde se convertiría en su esposa. Ja, y yo solo que deseaba tener tu amistad para siempre conmigo… Gracias al creador que siempre consigo la manera de seguir y de vivir, solo que en este caso me he demorado un poquito más de lo normal, supongo que es el tiempo que demanda este tipo de herida, este tipo de traición.

¡Un último escrito! nuestra amistad comenzó a base de escritos y es así como debe terminar.

 

No me despido o bueno… si me despido, en realidad no sé, quizás no es tan malo dejar entreabierta ese 1% de posibilidad de que nos volvamos a encontrar en el camino y esta vez sí podamos volver a ser amigos, volver a ser vecinos, pero por ahora un Adiós vecina es lo último que tengo para decirte.

 

Me imagino que con cada párrafo el dolor ira en crecimiento hasta llegar a ese último punto final donde todo se termine.

Hola – Primer escrito

el que fue el primer escrito en mi blog. ¡Que sentimientos!

Mi inspiración        

–          Mi inspiración, mi inspiración viene de ella, de aquella chica que pasaba entre la multitud, a distancia podías ver su belleza sin necesidad de estar a centímetros de ella, mientras pasaba, ella podía detener el tiempo y que el tiempo se rindiera a sus pies. Su caminar no pasaba desapercibido, su caminar daba gusto ver, su cabello largo jugaba con el viento, daba gusto ver. A kilómetros podía sentir los latidos de su corazón, y podía sentir como en cada latido de ella se llevaba un latido mío consigo.

–        Mi inspiración no nace de libros, tampoco nace de otros poetas, mi inspiración es ella, si ella, aquella chica a la cual nunca te cansas de ver, aquella chica que hace sentirte dichoso de poder verla sonreír, como no amar su gran sonrisa. Hasta las más hermosas perlas se mueren de…

Ver la entrada original 162 palabras más

Resignación

Esta noche no puedo dormir, siento que necesito escribir.

 

La he vuelto a ver… sigue intactamente perfecta, como si el tiempo reposara en su piel volviéndola aún más hermosa. Soy bueno reteniendo y ocultando los sentimientos, eso en teoría lo he aprendido, pero cuando los intento poner en práctica… ella hace que se me olvide hasta el día y la hora y es que puedo pasar todo lo que me quede de vida viéndola y aun así me seguirá encantando.

Ella es la parte bonita de este escrito.

Vivir resignado en saber que la persona que más amas y a la cual has decidido y deseas amar, no puede ser tuya, y no lo será, ni hoy, ni mañana, ni nunca.

Es un crimen sentirse de esta manera, más cuando la miras fijamente como si quisieras que tu mirada fuese capaz de gritar cada palabra que te cuesta decirle y curiosamente ella te sonríe porque es consciente de lo que tú sientes, porque en ese momento te vuelves la persona más transparente del lugar y tus sentimientos invisibles, se hacen visible.

Se te hace imposible esconder lo que sientes, la mirada te delate y la sonrisa se vuelve incontenible.

 

Increíble toparse con un amor de tan magnitud que te basta con solo verle para sentir como corre por tu cuerpo la felicidad más grande como corrientes de agua imparables, pero eres consciente que la fuente de donde viene esa agua, es prohibida.

 

Me despido diciendo que la resignación termina siendo un mecanismo para adelantarse al posible daño que esa persona que tanto amas pueda llegar a causarte. Pero todos esos sentimientos por más que los intentes esconder siguen latiendo con las mismas fuerzas.

 

 

Día de los enamorados

 Veinticuatro horas para dos.

 Hablar de enamorarse, es hablar de conocer la más grande y bonita hazaña con la cual nos podemos encontrar en la vida. Cuentan las grandes historias que atreves del tiempo, grandes corazones enamorados han encontrado esa media mitad, mientras que otros pasaron toda su vida persiguiendo al amor y nunca consiguieron tomarle. Pero nunca las historias recuerdan a las personas que decidieron quedarse calladas y guardarse ese amor que fue creado para dos mitades, en una sola mitad.

Plebeyos osados conquistaron los corazones de las más hermosas princesas y algunos caballeros dejaron a un lado sus estatutos, sus tradiciones y se dieron una oportunidad con ese amor de clase baja que les enseño la forma más simple y real de querer de verdad.

Es necesario amar, pero aún más necesario es amar bien, como se debe amar, sin mentira, ni engaño, sin jugar con los sentimiento de esa otra persona que ha dedicado su tiempo en entenderte, en quererte cómo eres, en regalarte su genuino amor.

El amor es un campo de guerra donde se pelea a diario, una batalla que se mantiene en continuos latidos. Con cada amanecer nacen nuevas oportunidades y métodos para conquistar ese amor que tanto deseamos.

Hasta que lo logramos y lo tenemos con nosotros, tras haberlo peleado y entonces llegamos a la parte donde podemos conmemorar la grandeza de estar enamorados, de sentirnos así tontos y cursis, aceptar que estamos distraídos la mayoría del tiempo,  porque nos pasamos pensando en esa persona importante, esa persona que nos trae loco y no hay nada que deseamos más en la vida que volver a verle, verle de nuevo sonreír, llenarle de caricias cada parte de su perfecto cuerpo y por ultimo sellar con un beso inolvidable, un beso despacio y sin apuro, un beso genuino para inmortalizar esta ceremonia insuperable, ceremonia de la cual todos queremos ser partícipes aunque sea por una sola vez en nuestra vida.

 

Una 14 de febrero que enaltece al amor.

 

Me despido diciendo que este escrito es mi pequeño regalo para esos enamorados lectores que dan todo por amar y sentirse amados. Sigamos así, el amor siempre termina mejorándolo todo.

Feliz día de san Valentín.

 

Asedio

Derrumbare todos esos muros.

 

Asediare todos tus miedos. Te tomare de la mano mientras corremos hacia ese lugar distinto donde aprendas a tener confianza en ti misma. Asediare todas tus noches, con la finalizada de llegar a tu alcoba a darte ese beso que te haga pensar en mí toda la noche.

 

Organizare un asedio para rescatarte princesa y voy a darle muerte de una vez por todas a esa opresora soledad, luego de que ella muera usted jamás volverás a sentirte sola, pues tendrás a mis escritos y me tendrás a mi . Tu tranquila nada saldrá mal porque este amor  que siento hace que arda cada parte de mi cuerpo, dándome el coraje necesario para volver a tenerte a mi lado.

Asediare todos aquellos temores que te frenan a que puedas lograr cumplir  todas tus metas y sueños. Te tomare de la mano mientras vemos volverse realidad todo eso que tu corazón ha deseado por tanto tiempo y veremos  a la felicidad bajar desde el cielos, volviéndose tangible para nosotros dos, para ti primeramente, que al ver todos aquellos sueños volverse realidad, solo te quedara sonreír de felicidad  y a mí que soy un poco más simple, solo me bastara verte sonreír una vez más para tener ante mi vista la más hermosa felicidad.

 

Por ultimo asediare tu corazón, poco a poco, siendo precavido, cuidando cada palabra, cada acción y cada momento que vayamos a compartir, esperando que el creador me bendiga usando como ese instrumento que tu vida necesite, ese momento donde quieras quedarte para siempre, esa noche donde nos perdamos en la sonrisa de la luna y en esos sentimientos donde nuestro amor sea genuino, atrevido y para toda la vida.

Me despido diciendo que todos estos asedios se lograran cuando aceptes que amas a  este caballero que es capaz de darlo todo por ti.

 

 

 

 

Recuérdeme

Recuérdame en  cada palabra que junto a mi guitarra recite para ti.

Recuérdame con cada amanecer, con cada sonrisa que se te escape, recuérdame en cada suspiro incontrolable que se te haga imposible retener. Recuérdame cuando tus manos estén frías y necesitadas de calor, cuando tu mirada se canse de buscarme y no puedas hallarme. En tales ocasiones recuérdame.

Recuérdame cuando sea de noche y en tu buzón no se encuentre mi mensaje de buenas noches. Recuérdame cuando por fin caigas en cuenta de que mi amor por ti fue el sentimiento más real que alguien te ofreció en toda tu vida. En tales ocasiones recuérdame.

 Recuérdame en cada carta que escribí para ti.

 Recuérdame cuando el viento deje de tararear las canciones que un día compuse para ti, cuando en las nubes veas el recuerdo de nuestro primer beso, cuando las flores de tu jardín se queden sin ese aroma que tanto te gusta. En tales ocasiones recuérdeme.

Por ultimo recuérdeme cuando tus palabras hiriente regresen a tus labios, cuando tu deseo de irte vuelva a posar sobre tu cabeza, cuando ese sentimiento desesperado de que me has perdido regrese a ti.

Puede que nos lleguemos a besar una última vez, cuando nades en en mar de nuestros recuerdos y naufragues en esa isla abandonada donde tu cara y mi cara se topen una vez más.

Me despido.

 

Sentimientos esclavos

 Poseemos vidas libres, pero corazones que se esclavizan.

 Sentimientos reclusos, encarcelados en la prisión de la resignación. Pensamos que merecemos solo lo mejor, aquello que nuestros ojos se encargan de vendernos, ese montón de buena masa, ese material que viene escasos de sentimientos, pero que aceptamos comprarlo porque para nosotros no hay nada mejor que eso que está delante de nuestra mirada.

Nos hacemos esclavos siendo libres, libres de decidir que amor nos gustaría tener para toda la vida. Olvidamos nuestra libertad una vez que caemos en las manos de la conformidad, pensamos que es un amor que merecemos y no importa a quienes debamos atropellar para seguir sintiendo esos sentimientos. Sentimientos que nos vuelven esclavos.

Hay quienes se hacen esclavos de un bonito amor, no hay nada mejor que verles tan feliz en la vida. Pero otros, se vuelven esclavos del amor que les toco tener, no el amor que quizás en su corazón pensaron conseguir, sino el amor que la vida les permitió tener y el cual terminaron aceptando, ¿Un amor compartido? Tal vez, ¿Un amor a base de mentira? Tal vez, ¿Un amor de a momentos? Tal vez, ¿Un amor moribundo? Tal vez…

 

Quizás solo se trate de un simple amor.

 

Volverse esclavo de esos sentimientos que no te dejan dormir, pensando en porque aún no ha llegado a la casa, pensando en que si seguirá trabajando o si se está acostando con otra personas. Ese tipo de sentimiento que traiciona los lazos de dos que juraron ser para toda la vida. Ese tipo de sentimiento que te hace llorar en silencio mientras la soledad te acobija. Ese tipo de sentimiento esclavizado que te gustarían cambiarlo por otro sentimiento libre, con esperanza de recuperar tu plena libertad.

 

En el juego de los sentimientos siempre ganara el sentimiento que logre atarte.

 

Me despido diciendo que la noche sucumbe ante tantas injusticias, ante las miradas erradas que nos apartan de la verdadera felicidad, ante ese par de amantes que jamás se encontraron.

Amor Clandestino

El amor oculto de dos anónimas miradas.

 Quizás tu mirada se ha enamorado de la mía y mi mirada de tu mirada, formando así un enigmático vinculo. El amor ha nacido dentro de ambos, pero no encontramos la manera correcta y osada de expresarlo, por eso preferimos mirarnos y que sean nuestras sonrisas quien nos delaten, mostrando así un amor clandestino.

Me comencé a enamorar de ti anónimamente, siento ese quien escribía para ti noche tras noches, pero sin tu tener idea que tras todos esos versos y rimas me encontraba yo. Aunque nos fuimos acercando despacito, como quien no quiere enamorarse, pero que no detiene su paso, ni tampoco cambia de dirección, sino que sigue caminando, paso a paso hacia donde se encuentra esa persona.

Quizás el anónimo salve nuestra relación de todas esas personas que tal vez nos quieran separar si decidimos intentarlo en la realidad, es mejor que ni se entere que nosotros nos amamos, o bueno pienso yo que es un amor mutuo, porque cuando te miro y sonrió, tú también me miras y también sonríes.

¿Coincidencia? Tal vez, solo tal vez.

No quisiera adelantarme a sacar conclusiones apresuradas, pero tampoco quiero detenerme en esperar y que de pronto este deleite que emana de cada encuentro que tenemos, se nos escape de entre las manos, volviéndonos así a una realidad donde nos conocemos perfectamente, sabemos quién es quién, pero que no somos capaz de ni siguiera mirarnos, porque estamos atados a los estatutos de esta vida. Estamos atados a vivir separados.

Me despido diciendo que este amor clandestino nació de una recopilación de entre miradas, sonrisas y momentos. No con esto quiero afirmarles que ella también lo interprete de la misma manera en la que yo lo hago. No es un amor clandestino de dos, es un amor clandestino mío, pero que quisiera que ella también lo compartiera conmigo.

 

 

Suicidio

Me aferre a la vida por ti.

 

“De esos amores suicidas con los que te topas en un tiempo fugaz, pero que mientras duran te inyectan lo necesario para seguir viviendo, pero al marcharse te dejan peor que como te encontrabas antes de conocerles”.

 

Llegaste en ese momento preciso donde estaba a un paso de saltar al abismo, luchaste por hacerme retroceder y bajarme de esa barandilla inestable en donde me encontraba. Acepte bajarme, acepte vivir un poco más, todo eso lo hacía por ti.

Nos conocimos y sin tener prisa nos enamoramos enseguida. Comenzaste a mostrarme la parte adversa de lo que hasta ahora había vivido, me sentía como en otra vida, en otro mundo, uno donde amar era posible y exageradamente real.

Así fue pasando el tiempo, mientras más estábamos juntos más amaba estar vivo. Pero como todo día soleado que tras ese hermoso brillo esconde una tormenta indetenible, tal cual nos pasó a nosotros, la genuina felicidad, se nos comenzó a evaporar de entre las manos.

Dure días sin saber de ti, te llamaba y nadie contestaba, te deje varios mensajes diciéndote que te extrañaba y quería saber en dónde estabas y si te encontrabas bien, no sabía que estaba pasando, si me había propasado en algo, si te había hecho algún daño te pedía perdón por todo, aunque me era difícil creer que yo te había lastimado en algo, debido a que en todos nuestros encuentros solo reinaba la verdadera felicidad. Esa felicidad que tú me habías mostrado.

Pasado el tiempo sin tener noticias de ti, decidí volver a la misma barandilla de donde me habías sacado, pensando en que podías regresar a salvarme de nuevo, pero esta vez nadie vino y cuando estaba sin esperanza y me había armado de valor en saltar hacia el vacío del cual nunca debí dejarte que me sacaras, pensé en escribirte algo antes de desaparecer por completo, saque mi libreta y note que dentro de mi bolso se encontraba una carta escrita por ti, sin abrirla supe enseguida que se trataba de ti, por ese olor impregnado en ella que enseguida me llevo a esos momentos donde estaba tan cerca de ti. Al abrirla fue donde entendí lo que estaba pasando.

 

“Discúlpame por desaparecer, primero que nada quiero decirte que mi amor hacia ti fue lo más real que he podido sentir por alguien”.

Te preguntaras que ha pasado ¿no? Bueno, fue algo que me ha tomado por sorpresa, busque hacer que volvieras a creer en la vida, porque yo había pasado por ese mismo estado del cual ahora pasas tú. Aunque tu situación se trataba más de sentimientos y ese montón de decepciones que la vida te había mostrado, en mi casa había sido un cáncer abrumador que poco a poco estaba acabando conmigo, pase muchos años en ese debate en si realmente estaba con vida o si ya había muerto. Un día de pronto al abrir la ventana de mi habitación me encontré con que afuera un gran arcoíris cruzaba mi mundo, anunciando que un nuevo día soleado estaba por salir para mí.

Logre vencer la enfermedad y la vida me termino de sonreír cuando al caminar por este puente note que estabas allí. Intentando dejar de luchar, queriéndote entregar a la muerte. No lo podía permitir, yo era un testimonio vivo de que la  vida sí tenía segundas oportunidades. Pero, lastimosamente mi segunda oportunidad no fue tan larga como hubiese querido que fuera… lo siento, discúlpame por tener que irme sin despedirme, no soy tan fuerte para despedirme del amor de mi vida.

Solo te pido que te aferres a la vida y luches por conseguir amar a la vida tanto como me lograste amar a mí. Allá afuera esta esa persona determinada a estar contigo para siempre, a traer de vuelta esa felicidad que nunca nadie podrá arrebatarte de nuevo.

Aunque mi amor fue breve, fue lo más real y bonito que he logrado dar por otra persona.

Te amo.

 

Me despido diciendo que aunque ese amor me pidió que amara vivir, no encontré en mi fuerza alguna para hacerlo, por eso tome la (tonta, desesperada o simplemente llámalo como tú quieras) decisión de seguirle. Puede que lo haya hecho por un camino distinto, pero lo que me importa es que el final de este camino me llevara a estar cara a cara de nuevo con mi único amor verdadero.