Arriesga Vol. 2

Una buena carta bajo la manga capaz de cambiar el desenlace de una historia.

¡Arriesga! Deja de darle tantas vueltas a las cosas, el pensar puede ser un arma de doble filo, puede ayudarte a elaborar el plan más preciso con el cual puedas conseguir eso que tanto buscas o puedo encerrarte en cuatro paredes al hacerte creer que no puedes lograrlo y puede que estés ahí por siempre. ¡Arriesga! Nuestros corazones son fuertes, nadie ha muerto por ir tras un verdadero amor, aunque estos puedan terminar en desamor, pero muchos si han perdido el sentido de su vida por no haberse arriesgado, por haber huido mucho antes de haberlo intentado. ¡Arriesga!

¡Arriesga! Zarpa a esa aventura, no te quedes en casa esperando a que esa aventura llegue a ti; Ve tú tras ella.

¡Arriesga! Conoce tus límites e intenta vencerlos. Un buen consejo que leí una vez en alguna parte que ahora no logro recordar, pero que me ayudo a dar un paso hacia adelante. La vida se vive un paso a la vez, por eso intenta pisar fuerte en cada paso que des.

Me despido diciendo que aunque muchas veces los resultados no sean como lo esperamos, siempre queda la grata satisfacción de habernos arriesgado, de haberlo intentado. Eso siempre nos ayudara a continuar avanzando.

 

Anuncios

Un amor complicado

Un amor complicado, difícil de sostener, pero  aún más difícil el dejarlo caer.

Un amor complicado de esos que te atrapan, que te hacen querer saber cómo terminaran, como será su final, ¿podrán ser felices? O solo vivirán en un eterno desamor.

Un amor complicado que requieren bombardeos más fuertes del corazón.

¡Oh! Un amor complicado, capaz de llenarte de vida si logras tenerlo  o colocarte más cerca de la muerte si te toca estar sin él. Un amor complicado, de épicos altos y de brutales bajos.

Un amor complicado, uno por el que vale la pena luchar.

Me despido diciendo que ese amor complicado me ha llevado a sacar todo mi arsenal, me ha hecho conocer todo lo que puedo llegar a hacer capaz por amor. Por ese amor tan complicado.

Estoy tan cerca de ti

Estoy tan cerca de ti que puedo escuchar el canto de tu corazón. Estoy tan cerca de ti que hasta en mis sueños noto como solo tu presencia me hace sudar. Estoy tan cerca de ti que hasta he llegado a pensar que somos uno. Estoy tan cerca de ti que puedo verte trabajar en tu arte y ver cómo te vuelves arte.

Tú eres arte.

Estoy tan cerca de ti que solo tu respiración es capaz de eriza la piel. Estoy tan cerca de ti, tan cerca que doy fe pública de que como usted no hay nadie en este mundo.

Estoy tan cerca de ti que lo único que nos separa es una puerta.

Estoy tan cerca ti, que me engaño pensando que somos uno. Estoy tan cerca que creo conocerte bien, pero siempre tienes algo nuevo que enseñarme. Estoy tan cerca de ti que puedo ver como alzas tu vuelo. Estoy tan cerca, que me yo mismo me hago daño creyendo que somos uno. Estoy tan cerca de ti que puedo escribir millones de poemas para ti, porque eres tú esa fuente inagotable de inspiración para mí.

Me despido diciendo que aunque sea un peligro estar tan cerca de ti, no hay nada que me encante, me llene más de felicidad y me haga sentir dichoso, que el estar cerca de ti.

 

 

 

 

Volvamos a ese balcón

 

 

Volvamos a ese balcón, pero que nuestra razón se quede, que ella no venga con nosotros. Volvamos a ese balcón sin pensar en el mañana, solo en hacer de este momento nuestro momento. Volvamos tomados de las manos, como si tú fueras mía y yo fuera tuyo. Volvamos a ese balcón sonriendo, dejando espacio para una sincera felicidad.

Volvamos a ese balcón como un par de desconocidos que de poco a poco se van conociendo. Volvamos sin cadenas, sin prejuicios. Volvamos a ese balcón para poder curar la resequedad que tienen tus labios.

Volvamos creyendo que juntos podemos vencer nuestros temores.

Volvamos a ese balcón con la única meta de volvernos eternos y de quedarnos para siempre en ese hermoso lugar, donde el brillo del sol resalta aún más tu hermosa sonrisa, donde las ave cantan melodías de amor para nosotros y donde podamos ser nosotros sin necesidad de escondernos.

Me despido diciendo que aun mi piel conserva esas caricias que me distes, aun mis manos recuerdan tu cuerpo y mis labios aún piensan en como salvamos tus labios de morir congelados.

Incertidumbre

Incertidumbre en si me avecino o me retiro.

Incertidumbre en si te pienso o si tan solo te olvido. Aunque ambas duelan, hay una de ellas que cuenta con un fin, mientras que la otra te puede destruir eternamente.

Incertidumbre de amarte como no lo mereces y de no poder odiarte. Sabiendo que mi amor pocas veces se deja ver y tú que fuiste la primera en verlo, lo has ignorado por completo.

Incertidumbre de hablarte y  de no encontrar tus oídos. De saber que mis palabras no resuenan en tu mente.

Incertidumbre de acariciarte y que solo lo tome como un gesto de amigos.

Incertidumbre de vivir por amor y que sea el desamor quien poco a poco me acerca a la muerte.

Incertidumbre de recitarte versos, sabiendo que no entiendes mis palabras. ¡Mucho menos entenderás mis sentimientos!

Incertidumbre de hallarte tantas veces y de ver como vuelvo a perderte.

Incertidumbre de que la realidad y lo sueños no estén alineados en un mismo contexto. Sabiendo que eso que tanto sueño, jamás podrá volverse realidad.

Incertidumbre de dibujar la silueta perfecta de tus labios y que sea mi mente la que me dicte el sabor que ellos poseen. Porque nunca podre descubrirlo, nunca lograre probar el sabor de tus labios.

Incertidumbre de tenerte cerca y quedarme siempre sin palabras. Estar a un paso de la gloria y no poder alcanzarla por no saber que decirte.

 

Me despido diciendo que esta incertidumbre desvías todas mis letras hacia el vacío, hacia un sitio donde nadie pueda encontrarlas. 

 

Otro invierno

¡JA! Otro invierno.

Otro invierno abrumador donde pueda congelarme con solo pensarte. Otro invierno para quedarme en casa pensándote. Otro invierno para dar un vistazo a la más hermosa nube que lo oscurece todo.

Otro invierno para extrañar la primavera que poseían tus labios. Otro invierno para ahogarme en mis escarmientos. Otro invierno solo eso, otro.

Me despido diciendo que el invierno se esconde en todas las estaciones, por eso la mayoría le teme; porque nunca se sabe en qué momento tu día se pueda sumergir en las tinieblas.

 

 

 

Olvida

¿Dónde está la bella doncella que antes reía?  El abismo se ha tragado la melodía de su sonrisa que antes cantaba. ¿Dónde están todas aquellas promesas que fueron juradas? Yacen en el mar del olvido, junto a cada palabra no dicha, cada momento que nunca llego, cada beso que solo ocurrió en nuestros pensamientos.

 ¡Todo se logra olvidar!

¿Dónde estás tú y donde me encuentro yo? Nuestro adiós fue real, no hubo ni una pisca de mentira en él, sin embargo no consigo verte, ni tan siguiera a lo lejos, como lo hacía con frecuencia antes de yo tenerte, no consigo entender donde me encuentro, que es este sitio donde me has dejado, no posee ventana para ver la luz del día, no cuenta con abrigo para cubrirme del frío de la noche, no tiene una puerta por la cual pueda salir o quizás sí, solo que no logro encontrarla, puede que en el fondo haya decidido quedarme aquí. Me encantaba mirar al mundo tras tus hermosos ojos, esos que con una solo mirarme hacían que latiera mi corazón.

¡No todo lástima!

¿Dónde quedo todo ese amor capaz de mejorarlo todo? Falleció entre tantas mentiras que pintábamos como verdades, entre tantos problemas que rasgaban desde adentro, creando heridas que nadie más logra ver, solo nosotros éramos testigos de que existían y de que de a poco nos destruían.

Olvidamos las sonrisas y la sustituimos por inmensas tristezas, las genuinas caricias las cambiamos por solo placer, nuestras cálidas voces se volvieron tan fría, que eran capaces de congelar cualquier buen sentimiento con solo una palabra. Sencillamente nos cambiamos y lastimosamente ninguno de los dos fue tan valiente para luchar en contra de ese cambio, preferimos nadar con la corriente que armarnos de valor para ir en su contra. ¡Hasta hemos olvidado el coraje que nuestro amor era capaz de inyectarnos!

¡Hasta el olvido se olvida!

Me despido diciendo que este olvido fue un trato justo entre ambos. No podíamos seguir amándonos a medias pero… nunca pensé que extrañaría demasiado esa pequeña porción de amor que tú eras capaz de brindarme.

Amor prohibido

 

  • Te lo he dicho muchas veces… El amor prohibido supera a cualquier otro tipo amor. –Dijo el chico sujetando las manos de la chica.
  • ¡Lo sé! –Respondió la chica – Es como torbellino indetenible.

 

Nació de una serie de mezclas de oportunidades para ser feliz: todas ellas ignoradas, todas ellas dejada a un lado. Sus corazones lo entendían, ellos sabían que la manera en la que latían cuando estaban juntos, no eran normales. Sin embargo, ellos nunca le obedecieron, nunca pusieron cuidado a como sus latidos se aceleraban cuando estaban tan cerca el uno del otro.

Fue creciendo entre cada silencio, cuando solo eran sus miradas las que se hablaban. En cada suspiro disimulado que se dejaba acariciar por el viento. En cada sonrisa, en cada destello de felicidad no comprendida. No descifrable.

  • Lastimosamente nos dimos de cuenta demasiado tarde.
  • ¡Sí! Y están son las consecuencias que debemos pagar, Por ignorar todas esas señales que nos dio el amor.
  • ¿Cuáles consecuencias? –Pregunto el joven confundido.
  • Las de ser prisioneros por la eternidad de este amor prohibido. – Respondió la chica – De un amor tan grande como imposible. –Complemento el joven – De uno tan real, que es un pecado no cumplir con su demanda.
  • ¿Qué es eso que tanto nos demanda? – Pregunto la joven.
  • Bueno… Eso es…

Aunque uno de los dos amores tenia consuelo por las noches, contaba con ese otro amor al cual se había aferrado con tantas ansias, con la finalidad de por fin lograr olvidar a ese amor prohibido,  a ese amorque tanta felicidad y daño le hacía. Intento engañar a su mirada para que confundiera sus sentimientos y que al ver a esa otra chica sintiera lo mismo que sentía al ver a su prohibido amor. Cosa que continuamente fallaba, porque con ese otro amor podía tener confianza, podía hablar lo que deseara, mientras que solo bastaba una simple mirada a su amor prohibido, para que le descontrolara hasta su manera de caminar. Era increíble ver como la conexión que al principio ambos decidieron ignorar, se volvía en un tsunami cada vez más notorio, cada vez más indetenible, cada vez más prohibido para ambos.

Era devastador ver como ambos luchaban para que las ganas que tenían de amarse no les vencieran, el chico no podía lastimar a ese amor que había aceptado estar con él, aun sabiendo que  era a otra a quien él amaba de verdad y con todo su corazón, ella había aceptado esas migajas de cariños que él le daba. Mientras que la chica intentaba el ayudar al chico a mantenerse fiel, a mantenerse con otra que no era ella, intentando hacer que él lograra amar a otra mujer. cosa que le costaba demasiado, ella en el fondo deseaba que él pudiera amarla de la misma forma en que ella le amaba, deseaba que ambos pudieran caminar tomados de las manos hacia el más hermoso infinito. Pero ese infinito no iba a ser posible en esta vida. En esta vida estarían condenados a vivir con las cicatrices de un amor prohibido.

  • ¿Entonces?, ¿Qué es eso que tanto nos demanda?
  • Demanda que se destruya todo eso que vuelve prohibido a nuestro amor. – Respondió el chico. – Demanda… Que nos volvamos las personas más egoístas de este mundo por seguir nuestro amor.

Me despido diciendo que los amores prohibidos nacen de formas indetenibles, crecen de formas indetenibles y mueren solo cuando uno de los dos corazones dejen de latir.

Temor

Temor a que mis manos conozcan la suavidad de tu piel.  

Una criatura que teme sentir, que se resguarda a distancia, que ha vivido su vida lo más alejado posible del roce, del peligro que tiene el caer en unas manos que sepan amar y a la misma vez brindar pasión.

Cuando el amor y la pasión se unen… Se crean encantadoras pero indetenibles tormentas.

Temor a caer en tus suaves garras, de sentir como me convierto en tu presa. Temor a ese aroma seductor  de tenerte tan cerca, de ver como las gotas de sudor se comienzan a  deslizan por mis mejillas y eso que… Tú aún no me has ni siguiera tocado.

Tus peligrosas y deseables manos intentan hallar mi piel, me escondo, huyendo de ellas con mi razón en total funcionamiento, sé que si tus manos dan conmigo: Sera mi fin. Un hermoso pero peligroso fin, del cual nunca voy a desear salir, porque no hay nada que desea, pero que tema más, que sentir esa suavidad que tienen tus manos.

Me encantaría perder el miedo a tocarte y que tus manos se posen en mi cuerpo. Ese mismo miedo que paraliza mis manos cuando te tengo tan cerca, que me hace hablar torpemente y escabullirme de tu lado.

Me despido diciendo que el toque de tus manos me descontrola hasta el último sentido de mi cuerpo, los nervios se desordena, la razón se va de vacaciones, mi corazón comienza a trabajar a mayor velocidad, acelerando sus latidos. Creo que un día saldrá corriendo de mi pecho hacia el tuyo. Por eso temo tanto a lo que tus manos puedan hacerme.  

 

Estemos Juntos

 

Como quisiera escuchar de tu bella boca esas palabras.

Estemos juntos… Trabajemos por lograr que la llama de nuestro amor nunca cese, que más bien sus llamas sean tan fuertes que nadie las pueda apagar. Estemos juntos… Como dos que se hacen uno.

Estemos juntos… Quiero que te vuelvas mi rayo de sol y yo seré esa nube que te cubra por las noches. Estemos juntos… Que no solo pueda llamarte mi amor, sino también pueda sentir que lo eres.

Estemos juntos… Que nuestro día comience mirándonos a los ojos y nuestras noches terminen entrelazados, como dos que se acurrucan y se hacen uno. Estemos juntos… Toma mi mano y ven a recorrer conmigo este camino. Estemos juntos… Burlemos al tiempo con nuestro amor eterno.

Me despido diciendo que el estar contigo me convertiría en la persona más bienaventurada de este mundo.