Temor

Temor a que mis manos conozcan la suavidad de tu piel.  

Una criatura que teme sentir, que se resguarda a distancia, que ha vivido su vida lo más alejado posible del roce, del peligro que tiene el caer en unas manos que sepan amar y a la misma vez brindar pasión.

Cuando el amor y la pasión se unen… Se crean encantadoras pero indetenibles tormentas.

Temor a caer en tus suaves garras, de sentir como me convierto en tu presa. Temor a ese aroma seductor  de tenerte tan cerca, de ver como las gotas de sudor se comienzan a  deslizan por mis mejillas y eso que… Tú aún no me has ni siguiera tocado.

Tus peligrosas y deseables manos intentan hallar mi piel, me escondo, huyendo de ellas con mi razón en total funcionamiento, sé que si tus manos dan conmigo: Sera mi fin. Un hermoso pero peligroso fin, del cual nunca voy a desear salir, porque no hay nada que desea, pero que tema más, que sentir esa suavidad que tienen tus manos.

Me encantaría perder el miedo a tocarte y que tus manos se posen en mi cuerpo. Ese mismo miedo que paraliza mis manos cuando te tengo tan cerca, que me hace hablar torpemente y escabullirme de tu lado.

Me despido diciendo que el toque de tus manos me descontrola hasta el último sentido de mi cuerpo, los nervios se desordena, la razón se va de vacaciones, mi corazón comienza a trabajar a mayor velocidad, acelerando sus latidos. Creo que un día saldrá corriendo de mi pecho hacia el tuyo. Por eso temo tanto a lo que tus manos puedan hacerme.  

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s