Una última lluvia

Una última lluvia que arranque las sucias heridas con las que he cargado.

Una última lluvia para hacer que florezca todo sentimiento marchito.

Una última lluvia para ver lo bonito que lucen las nubes grises en el cielo.

Una última lluvia para refrescar mis pensamientos.

Una última lluvia para quedarme escribiendo todo el día.

Una última lluvia para olvidarte.

 

Me despido diciendo que he hallado la diferencia de esta lluvia a todas las otras, en esta lluvia no me he torturado pensando en ti. ¿Un avance? Posiblemente.

 

Anuncios

Jaque

Jaque mi querido rey, creo que usted ha perdido a su reina.

Nunca supo expresar ese supuesto amor que tenía por sus reina y llego otro que con cada palabra la fue acercando al cielo, cielo que nunca fuiste capaz de tan siguiera mostrarle.

Jaque mi querido rey, pensaste solo en ti y te olvidaste de lo importante que es tener a tu lado a la reina.

Pensaste podían sobrevivir con solo el amor que ella sentía por ti y te olvidaste de amarla también a ella. Ahora ella encontró esa estabilidad en amor que tanto anhelaba tener, estabilidad que a tu lado nunca logro tener.

Jaque mi querido rey, tu imprudencia acabo con todo lo que un rey siempre desea. Conseguir una hermosa reina que quiera envejecer a su lado.

Te concentraste en olvidar lo importante de los pequeños detalles, esos detalles que perduran por la eternidad. Ahora ella recibe pedacitos de versos que la hacen suspirar tras verso envuelta en el más puro y hermosa amor.

Me despido diciendo que hasta el rey puede perder un amor.

 

¡Jaque mate!

 

 

 

Corazón azul

Alguien diferente, alguien que resalte, alguien que tenga eso que tanto has buscado. Alguien con el corazón azul.

De pronto, te encuentras con esa persona especial, esa  que habías diseñado en tus sueños, le miras y lo primero que haces es abrazarla, aun sin conocerle, le abrazas con tanta fuerza para descubrir si es real y que si esos latidos que manda su corazón azul pueden ser capaz de salvarte.

De pronto, cuando menos lo esperas, escuchas su voz, esas palabras azules que tus oídos deseaban escuchar, justo antes de quedarte dormido, justo cuando la esperanza daba sus últimos suspiros de vida y el solo escuchar su voz hizo que tu corazón comienza a trabajar de nuevo, regresándote a la vida.

De pronto, te enamoras, pensando que esa persona es todo lo que tu vida siempre ha necesitado, todo lo que por tanto tiempo estuviste esperando, todo eso que siempre quisiste tener y decir con mucho recelo que es tuyo y que no lo compartes con nadie, que es tu brújula azul hacia la felicidad, entonces… Te das cuenta lo cruel de la realidad y sientes que aunque aún le sigues teniendo entre tus brazos,  esa persona ya ha dejado de ser parte de ti, de ser de tu propiedad, entonces la felicidad se vuelve un viento azul que se te escapa de entre las manos.

Me despido diciendo que de pronto, todo se vuelve oscuridad, las estrellas azules comienzan a caer del cielo, recitando unos últimos versos de alguien que se enamoró por primera vez, recitando unos últimos versos de alguien que fue fugazmente feliz y que ahora ha perdido el color azul de entre sus ojos.

 

 

 

 

Soledad estando acompañado

La peor versión de una soledad.

Sentir frío aun cuando estas abrigado, como si sus brazos no fueran lo suficientemente cálidos para darle ese calor que tanto necesitas. Sentirse nublado aun cuando muchas luces rodean tu vida, como si en el fondo sintieras que ningunas de esas luces son capaces de traer esa claridad que tanto necesitas.

Una soledad que llega sin avisar, que a diario está contigo, pero que solo la logras notar en ese momento de silencio, justo antes de dormir.

La peor forma de sentir la soledad, es estar rodeado de personas que te hacen ver aún más diminuto ante la inmensa soledad.

 

Me despido diciendo que la vida se ha tornado oscura, la alegría se ha vuelto tristeza, los abrazos comienzan a desintegrarse y las palabras mueren poco a poco en el suelo.

 

 

 

 

Dame amor

Vamos a jugar los dos a darnos amor.

No hagamos difícil algo que puede ser muy fácil, solo hay que dejarse llevar  por la sutil brisa de primavera, deja de luchar y dame amor.

Escóndete donde tú quieras, que yo haré todo lo posible por encontrarte de nuevo.

Volvamos al tiempo nuestro cómplice, que se encargue de volver eterno las veces que nos miremos. Así puedo vivir eternamente enamorado de esa mirada apacible que lo mejora todo. Deja de luchar y dame amor.

Me despido diciendo que tu amor es todo lo que quiero tener. Dámelo.

OTRO NIVEL

Otro nivel de desamor, ese que te va rompiendo desde adentro.

Otro nivel de tristeza, la que me regalo tu adiós.

Otro nivel de dulzura, ese que solo pude conocer tras tu mirada.

Otro nivel de osadía, la que me llevo a cometer verdadera locuras por ti. Es el tipo de locura que te saca de duda con respecto a si de verdad quieres conseguir su amor o si solo es algo pasajero. En mi caso nada deseaba más que lograr toparme contigo por la eternidad.

Otro nivel de resignación, el saber que aunque lo intente con todas las ganas, nunca conseguí tenerte. Algunas veces el esfuerzo no te da buenos resultados, en algunos casos solo le añade más profundidad a tu herida.

Otro nivel de amargura, saber que el amor se vende muy caro.

Otro nivel de amor, ese que te destruye, pero a su vez te hace mirar el lado hermoso de la vida, ese lado que por mucho tiempo ignore y ahora que consigo mirarlo de frente, me encantaría poder seguir contemplando su imagen un poco más.

Otro nivel de versos, todos esos que salen inspirados en ti. Jamás voy a dejar de sorprenderme la facilidad con la que escribo cuando se trata de ti, como haces que explote cada sentimiento que hay en mí, tras la tinta y el papel.

Finalmente otro nivel de soledad, ja, y pensar que cuando estaba a tu lado me sentía infinito, invencible, dichoso… y ahora que ya no estas, he conocido lo que es caer al abismo.

 Me despido preguntando… ¿Se puede olvidar al único amor de toda la vida?

Vacío

 

La oscuridad ha cubierto sus hermosos ojos claros.

 

Dejo de luchar, poco a poco se fue despojando de todos, dejo de ser fuerte. Aunque yo la esperaba sin ninguna prisa, ella me dijo que nunca llegaría, que me marchara. Al principio no lo pude aceptar y me esforcé en quedarme a su lado, termine tomando mis maletas y me fui lejos de ella. Dejando el vacío como su nuevo cómplice.

Ella se ha perdido, aunque ella amaba muchas cosas, se fue despojándose de todo eso que alguna vez amo. Sin ninguna razón, se fue hundiendo en su soledad.

Quizás las heridas que almacenaba dentro de ella mientras intentaba ser buena con todos a su alrededor, las fueron destruyendo, hasta tal punto que llego a esa delgada línea donde tuvo que decidir si seguiría viviendo por aquellas personas a las cual amaba o comenzaría a vivir por ella, y, lo hizo… Comenzó a vivir por ella, dejando atrás todo ese mundo ficticio que se había inventado para lograr encajar, comenzó a luchar por sus metas y sueños, pero, extrañamente ella pensó que había tomado la decisión correcta, que el vivir por ella era lo que su vida necesitaba, sin embargo el vacío que su decisión le trajo, era tan abrumador que hacían que las heridas causadas por todas esas personas, no fueran más que simples rasguño, en comparación con la herida que le estaba ocasionando ese inmenso vacío.

Yo intente acercarla a las estrella con la intención de que viéramos juntos una estrella fugaz, quería que ella pidiera ese deseo que le cambiara su vida, yo usaría mi deseo para pedir que se cumplirá todo eso que ella estaba deseando, pero… Esa noche no hubo estrella en el cielo, solo una nube gris que lo abarcaba todo.

Me despido diciendo que esa noche fue la última vez que la tuve cerca de mí. Ella fabrico su propia estrella fugaz e hizo realidad su sueño, solo que, jamás pensé que su sueño era el alejarse de mí.

Disparo certero

 

Tus versos dieron justo en el blanco.

Tu forma de acercarte a mí fue épica. Con cada paso que dabas me predisponías a dejarme descifrar por ti. No fue ni magia, mucho menos fue suerte, creo que solo fue lo fácil que se veía el ser feliz a tu lado.

Tus certeros besos fueron uno a uno derrocando a mi razón, quedándome sin ideas, nublado, pero infinitamente amado.

Me despido diciendo que tus disparos fueron al centro, justo donde no quería que nadie llegara, tú lo has hecho y ahora siento miedo de la herida que esto me puedo ocasionar, pero al mismo tiempo me siento infinitivamente feliz.

 

Adiós

Acaba de morir ese sentimiento bonito que una vez sentí por ti.

Siempre llega ese momento donde debes abandonarlo todo e intentar mentirte de que eres capaz de olvidar a ese amor que se convirtió en tu vida. Ese amor que hoy te exilia. Dicen que intentarlo con todas tus fuerzas, siempre es un buen mecanismo para suavizar la derrota, te dices a ti mismo que lo hiciste bien, que debes aceptarlo con la frente en alto, pero… En el amor no sucede esto, en el amor nada se suaviza, si logras alcanzar ese amor por el que tanto has peleado, te vuelves un amante dichoso y si en cambio, aunque lo hayas intentado con todas tus fuerzas y aun así no lo lograste obtenerlo, solo queda algo para ti… Ser destrozado y esperar que puedas resurgir de entre las cenizas y aun así eso pedazos que yacen roto en el suelo, serán imposible de reparar.

Adiós, solo pido que me regalen esa frialdad que algunos poseen para superar. Así, rápido, que el desamor dure tan solo una noche. Que por la mañana puedas volver a sonreír, puedas volver a creer en el amor, ese amor que te hace cometer tantas tonterías. Como las tonterías que cometí por ti, las cosas que solo hice por ti. Me hubiera gustado tenerte, aunque sea por solo un instante. De haber ocurrido ese hubiese sido mi instante más feliz y dichoso en toda mi vida.

Son cosas del día a día, aunque mis días ahora se hayan vueltos nublados, privándome del brillo del sol, ese brillo que se asomaba en tu sonrisa. Un capitulo que ha ocupado mucho espacio en mi memoria, en ella he guardado cada gesto, cada palabra, cada detalle, hasta cada uno de tus rechazos. Me gusta que la vida no cuenten con un botón de continúe, porque de seguro yo lo intentaría de nuevo, así este sea el único final, presionaría ese botón una y otra y otra vez.

Mis versos se volvieron íntimos y mi soledad tomo el sabor de tus últimas palabras.

Algo cambio en mi cuando te conocí y ahora ese algo muere tras el adiós. Te fuiste sin darme la estocada final. El sol siempre ha de salir y sé que este sentimiento no volverá a ver su brillo nunca más. Pero… todo pasa por algo, me gusta engañarme, me gusta seguir ese siclo que otros han trazado por nosotros. “Un amor hace superar a otro amor” Ojala y para el amor de tu vida pasara lo mismo, que existiera otro ejemplar. Uno al cual puedas amar de igual forma que has amado a este. Uno que si te corresponda y te diga que siempre había estado esperando a que llegara alguien como tú.

Me despido… Sí… Hoy lo hago, derrotado, cargando con la muerte del sentimiento más vital que había en mí. Olvidando a mi mayor fuente de inspiración, olvidando a quien me hizo cometer esas tonterías que solo cometes por amor. Ese amor que es el primero en mostrarme al desamor y en cómo se siente. El primero que me ha hecho estar en el cielo y el infierno al mismo tiempo. Ese que ame con todo mi ser, pero que hoy he decidido decirle adiós.

Arriesga Vol. 2

Una buena carta bajo la manga capaz de cambiar el desenlace de una historia.

¡Arriesga! Deja de darle tantas vueltas a las cosas, el pensar puede ser un arma de doble filo, puede ayudarte a elaborar el plan más preciso con el cual puedas conseguir eso que tanto buscas o puedo encerrarte en cuatro paredes al hacerte creer que no puedes lograrlo y puede que estés ahí por siempre. ¡Arriesga! Nuestros corazones son fuertes, nadie ha muerto por ir tras un verdadero amor, aunque estos puedan terminar en desamor, pero muchos si han perdido el sentido de su vida por no haberse arriesgado, por haber huido mucho antes de haberlo intentado. ¡Arriesga!

¡Arriesga! Zarpa a esa aventura, no te quedes en casa esperando a que esa aventura llegue a ti; Ve tú tras ella.

¡Arriesga! Conoce tus límites e intenta vencerlos. Un buen consejo que leí una vez en alguna parte que ahora no logro recordar, pero que me ayudo a dar un paso hacia adelante. La vida se vive un paso a la vez, por eso intenta pisar fuerte en cada paso que des.

Me despido diciendo que aunque muchas veces los resultados no sean como lo esperamos, siempre queda la grata satisfacción de habernos arriesgado, de haberlo intentado. Eso siempre nos ayudara a continuar avanzando.